¿Qué se siente al ser un hada sin alas en un mundo al que no perteneces?

Maléfica

martes, 21 de abril de 2015

El valle de los cerezos

Lola García de Luna, "Cerezos en flor"
          Una mañana, muy temprano, el Valle del Jerte se cubrió de flores blancas. De las flores más blancas que ningún ojo haya jamás visto.

Un año esperando, y resultó aquella mañana.

Yo las vi hermosas, dotadas de una belleza exultante, casi provocadora.

En el Valle del Jerte las flores blancas son las reinas de aquel mundo. Reinas presumidas que gustan de atraer la atención de los visitantes.

Reinas soberbias flanqueadas por montes arañados de terrazas: por cascadas cuyas aguas caen desde solo Dios sabrá dónde; por piedras gigantes de formas extrañas que incitan al visitante a dar un paso más, a acercarse un poco más a aquellas aguas…

Otra mañana, otra noche quizá, las flores blancas reinas y hermosas morirán como nacieron: en medio del silencio, en mitad de la esperanza.

Cuando eso suceda, el valle de los cerezos dormirá un sueño que durará más de trescientos días… hasta que el blanco vuelva a pintarlo de nuevo entero. Hasta que su reina regrese altiva a las ramas de los árboles...

No hay comentarios:

Publicar un comentario