¿Qué se siente al ser un hada sin alas en un mundo al que no perteneces?

Maléfica

martes, 28 de abril de 2015

...


martes, 21 de abril de 2015

El valle de los cerezos

Lola García de Luna, "Cerezos en flor"
          Una mañana, muy temprano, el Valle del Jerte se cubrió de flores blancas. De las flores más blancas que ningún ojo haya jamás visto.

Un año esperando, y resultó aquella mañana.

Yo las vi hermosas, dotadas de una belleza exultante, casi provocadora.

En el Valle del Jerte las flores blancas son las reinas de aquel mundo. Reinas presumidas que gustan de atraer la atención de los visitantes.

Reinas soberbias flanqueadas por montes arañados de terrazas: por cascadas cuyas aguas caen desde solo Dios sabrá dónde; por piedras gigantes de formas extrañas que incitan al visitante a dar un paso más, a acercarse un poco más a aquellas aguas…

Otra mañana, otra noche quizá, las flores blancas reinas y hermosas morirán como nacieron: en medio del silencio, en mitad de la esperanza.

Cuando eso suceda, el valle de los cerezos dormirá un sueño que durará más de trescientos días… hasta que el blanco vuelva a pintarlo de nuevo entero. Hasta que su reina regrese altiva a las ramas de los árboles...

martes, 14 de abril de 2015

Como nadie haya jamás soñado...

Ida Rentoul Outhwaite
Ida Rentoul Outhwaite

“…toda la Naturaleza está llena de gente invisible… algunos de ellos son feos y grotescos, otros, malintencionados o traviesos, muchos, tan hermosos como nadie haya jamás soñado, y… los hermosos no andan lejos de nosotros cuando caminamos por lugares espléndidos y en calma”.

W.B. Yeats, Mythologies

martes, 7 de abril de 2015

Cosas que nadie más sabe

Elizabeth Forbes, "El libro abierto"
Elizabeth Forbes, El libro abierto
  Otras veces me cuenta cosas que nadie más sabe. Cosas secretas. Secretos con mayúsculas.

Pero tú eres un libro, Libro sin nombre. Me entran muchas ganas de decirle entonces porque no es poca la fuerza con la que lo pienso. Y los libros es eso lo que tienen, que su mismísima idiosincrasia los traiciona y les hace airear al mundo lo que el pobrecillo cree que solo, así a escondidas y de noche y medio dormido, me cuenta a mí...

Y, sin embargo, quién dice que no lleva él razón en su pensamiento y yo error en el planteamiento este.

Porque qué es la lectura sino un diálogo profundo y hermoso que se entabla entre dos almas que están muy lejos, uno de los más profundos y más hermosos que el ser humano pueda establecer con un igual, aunque de ese igual lo único que queden sean sus letras...

De modo que, sabiendo como sé que no se mantiene una conversación idéntica con dos personas distintas porque el que está enfrente ya no será el mismo, de qué me extraño cuando el Libro sin nombre me dice te voy a contar un secreto que solo vas a saber tú...

Nadie hay en el mundo que entienda lo que él dice de la forma en que lo hago yo :)